Buscar en Opinión y Divulgación

Cargando...

domingo, 7 de octubre de 2012

Tecnología en topografía corneal: presente y futuro.

En la última década la tecnología empleada en la adquisición  y procesamiento de datos para las topografías corneales ha sufrido un vertiginoso ascenso. Desde aquellos videoqueratoscopios del pleistoceno oftalmológico hasta las dual Scheimpflug con control de sacadas y ciclotorsión en la actualidad, donde en escasos segundos obtenemos con microprecision, multitud de mapas topográficos y una cantidad ingente de información que caracteriza anatómicamente el ojo que medimos.


Se debería plantear una revisión conceptual, los topógrafos convencionales que solo exploran la cara anterior de la cornea, los deberíamos llamar topógrafos epiteliales corneales, y a los que son capaces de  analizar la cara posterior de la cornea, sí los llamaría topógrafos corneales o endoteliales.  Parece que la cornea solo es la cara anterior, y hasta hace poco, hasta que apareció en escena el Orbscan que “veía” la cara oculta de la cornea, esto era así. Por eso la necesidad de inventarnos el índice queratométrico… pero cuánto daño has hecho…
Hoy en día solo existen seis dispositivos en el mundo basados en tecnologías diferentes que “escaneen” la superficie posterior de la cornea entregándonos un mapa topográfico de esta, y que por tanto pertenezcan a la categoría de TOPOGRAFO CORNEAL. Son el Orbscan IIz de Technolas™, el Pentacamde Oculus, el Galilei G4 de Ziemer™ , el Visante Omni de Zeiss™, el Sirius de CSO y el RTvue SD-OCT de Octovue™ (bautizado como TCP™, módulo de reciente aparición), como ya os apunte en otro post de esta misma sección.
Hagamos un breve repaso a estas cinco máquinas, de que constan y cómo funcionan.
Empezaremos por el Orbscan IIz, fue el primero en abrir la veda allá en la década de los 90  y por aquel entonces era solo Orbscan ni II ni z, pero una autentica revolución. Captura y analiza 9600 puntos en 2 segundos mediante un sistema de proyección de anillos de placido  combinado con un sistema de hendidura de luz (scanning-slit) gracias al cual determinamos las geometrías de la superficie anterior y posterior de la cornea. Se puede conectar a Zyoptix diagnostic workstation junto con Zywave Wavefront Analyzer, para tratamientos customizados en cirugía refractiva con láser excimer.


En mi opinión, este sistema está en desuso y ha sido superado sin paliativos con las tecnologías de la competencia.
El Pentacam  en tan solo siete años de vida es sin duda un referente en el panorama oftalmológico actual. Captura y analiza en 2 segundos 25000 puntos de elevación reales de ambas superficies corneales mediante una cámara de alta resolución CCD que rota 180° y una luz led azul (475 nm) proyectada en la cornea basándose en el principio fotográfico de Scheimpflug.
Bajo mi punto de vista, las dos cosas por las que se ha multiplicado el éxito de este topógrafo en estos últimos años, son el módulo Belin/Ambrosio para screening de  ectasias corneales y la famosa EKR (Equivalente K Readings) de J. Holladay, que ríos de tinta ha suscitado en los tabloides oftalmológicos. Por cierto, de esta última os hablaré profusamente próximamente en otra entrada de este blog.

Si continuamos con nuestro recorrido tecnológico topográfico, nos topamos con el Galilei G2 actualizado recientemente a G4 (presentado en ESCRS Milán 2012) y no en mucho lo hará a G6.
EL G4 captura y analiza 122.000 puntos integrando dos tecnologías, la proyección de discos de placido (mayor precisión en la cornea central) y la acción de dos cámaras rotatorias que captan imágenes de Scheimpflug. Mediante un dispositivo de compensación de ciclotorsión se colocan dichas imágenes en su posición espacial real sin asumir un eje único de rotación para todas las hendiduras, que es lo que pasa con su competencia directa Pentacam.  El G6 será una autentica estación de cálculo biométrico, o al menos eso es lo que promete Ziemer™.
Sinceramente creo que está dotado de mejor tecnología que Pentacam y superado en muchos aspectos técnicos, con soluciones inéditas en el mundo de la topografía corneal. El problema es que cuando alguien hace una inversión tan costosa en un dispositivo y en poco tiempo otra marca ofrece un producto alternativo mejorado y evolucionado ¿qué haces? tienes que amortizarlo y sacarle el máximo partido. También es verdad que oftalmólogos muy influyentes en el panorama actual mundial tienen intereses financieros con las casas comerciales más en boga, por eso oímos hablar más de unos que de otros, por eso se desarrolla software con más intensidad en unos que en otros.


Ahora le toca el turno a Visante de Zeiss que captura imágenes obtenidas a través de la combinación de disco de placido con su archiconocido software Atlas  mejorado y de datos paquimétricos que obtiene por tomografía de coherencia óptica (OCT). Por tanto Visante omni surgió de la sinergia de estas dos tecnologías propuestas por Zeiss™. Mediante un sistema llamado V-trac ™ se captura el vertex corneal con alta precisión para evitar descentramientos.


Hace unos años la marca italiana CSO (Construzione Strumenti Oftalmici)  lanzó el Sirius que es competencia directa de Galilei G2, puesto queal igual que este mezcla dos tecnologías distintas, cámara rotacional de Scheimpflug y discos de plácido.

Por último presentamos un tomógrafo de segmento anterior de alta resolución (fourier domain), de hecho el mejor que hay en el mercado actualmente, empleado como topógrafo corneal desde el año pasado, se llama RTVue. Tiene una precisión de 5 micras y el escaneo se hace en 0.31 segundos.
La penetrancia de este instrumento en el mercado de topógrafos a mi entender no será buena a corto y medio plazo, por dos cuestiones básicas, el precio y la cuota de mercado acaparada por la competencia. Sin embargo la tecnología planteada  promete ser en un largo plazo una espada de Damocles para las cámaras rotatorias Sheimpflug.




 (El autor no tiene intereses financieros con ninguna casa comercial de las que aquí se habla…bueno no sé si es obvio, pero quería dejar constancia.)

Saludos  a todos los que ven más allá…

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada